martes, 26 de junio de 2018

DIOS ¿EL AMIGO IMAGINARIO?

DIOS ¿EL AMIGO IMAGINARIO? Por Gabriel Wüldenmar Ortiz


Muchos detractores consideran que creer en Dios es como creer en cualquier ente ficticio que podamos imaginar (un superhéroe, un personaje infantil o folklórico tradicional, personajes creados por los detractores ateos, como el monstruo del espagueti volador o la tetera cósmica de Dawkins). Nada más falso. Con este artificio, los ateos pretenden hacer sentir incultos y ridículos a los creyentes sugiriendo que aquel que crea en Dios es infantil porque la creencia en Dios es infantil. Pero ésta es una falacia lógica: incluso si tuvieran razón en esto (que no es el caso) y la creencia en Dios fuera infantil, esto no implica que, por ello, sea falsa, dado que hay creencias infantiles que son correctas (por ejemplo, los niños creen correctamente que es divertido jugar o que tener amigos es una buena cosa). Es más, un niño puede aprender algo verdadero (como que la Tierra es redonda) en una fuente infantil, como un cómic. Por otra parte, el teísta tampoco cree en cuentos de hadas, tales como universos que salen de la nada por nada y para nada, ni en infinitas series de casualidades siempre ventajosas, ni en estructuras ordenadas y finamente ajustadas que se dieron sin causa, ni en ranas que se convierten en científicos con sólo darles tiempo para un ciego tanteo, ni en materia inconsciente que se vuelve consciente por arte de magia, etc. 

Técnicamente, al ser Dios algo trascendente e inmaterial y, por tanto, no captable por nuestros sentidos, los creyentes no estamos en la “obligación” de presentar pruebas materiales de su existencia. En cambio, los personajes de ficción, de existir, serían seres físicos y materiales y, por tanto, quien afirme su existencia, sí debe presentar pruebas materiales de su existencia. ¡En ningún caso es lo mismo creer en Uno que en los otros!

Pero, además, los creyentes nos basamos también en la evidencia; no nos escudamos, en absoluto, en la imposibilidad o la innecesaridad de pruebas, no pretendemos un Dios inmune a la falsación. El problema de Dios tiene dimensiones ontológicas de las que carece la creencia en personajes ficticios, ya que es una exigencia de la metafísica, la ontología y la lógica, de la naturaleza y el universo como productos inteligentemente diseñados, de la naturaleza sustancial de lo real, de la experiencia trascendente mística de la revelación (universalmente coincidente e intersubjetivamente probada), de la evidencia de otros actos de comunicación (milagros), de la existencia de lo trascendente en nosotros (alma) y más allá de nosotros (entes espirituales y capacidades paranormales), de la existencia y necesidad de lo moral, de la coherencia histórica y lógica de la revelación cristiana, etc. En otras palabras, creer en Dios es una exigencia de la razón bien informada por los datos de la realidad, de la lógica (metafísica y ontología) y de la experiencia (experiencia trascendente en la revelación universal, dimensión histórica de la revelación); en cambio, esos personajes de ficción no son una necesidad en ninguno de esos sentidos.

Dawkins considera que las creencias en esos personajes de ficción son infalsables, y nosotros añadimos que son inmotivadas (innecesarias), pero la idea de Dios no lo es. El caso de Dios es falsable (hay unas predicciones que deberían verificarse en la realidad si existe Dios; la realidad contiene características inexplicables sin Dios y sería muy distinta si Dios no existiera), pero afirmamos que, tras ser sometida a falsación, resulta ser cierta; además, es necesaria (sin Dios no se explica la realidad; la hipótesis rival -el materialismo- no la explica). Dawkins se contradice lamentablemente porque, por una parte, sugiere que la hipótesis Dios es tan inverificable e inmune al escepticismo científico como las hipótesis de la existencia de los personajes de ficción, pero, por otra, insiste en que Dios es una cuestión de la que la ciencia puede ocuparse (es, por tanto, verificable) y admite que el universo esperable es muy distinto si existe Dios a lo que sería si no existiera. Así pues, él mismo admite que los personajes de ficción son infalsables y Dios es falsable, lo que constituye una diferencia esencial, y marca un grado de importancia de la cuestión completamente distinto en aquéllos y en Éste.

Algunos ateos afirman (sin pruebas) que Dios no es más que una versión del amigo imaginario de algunos niños, pues da consuelo y se le cree invisible pero presente. Pero, en realidad, Dios es completamente distinto de esto. A Él ni se le “ve” ni se le “oye” alucinatoriamente como a esos personajes (no se revela constantemente a cualquiera de forma directa, ni se basa en voces o visiones); no es un compañero de juegos ni un cómplice complaciente (es superior y fuente de corrección moral); no se le ubica espacialmente en la imaginación (Dios es omnipresente no ubicable), no se le considera físicamente cercano (Dios está en el cielo) ni disponible a nuestro servicio (Dios es soberano). Mientras que a Dios siempre se le siente y se le describe como Espíritu Inmaterial (antropomorfismos didácticos-metafóricos al margen) en un entorno trascendente, a los “amigos imaginarios”, según señalan los estudios, se les concibe siempre en un entorno inmediato y pueril y son “percibidos” como “materiales” (aproximadamente un 40% son animales y un 60% son “seres humanos”, generalmente “niños” de la misma edad, y sólo a veces “adultos” protectores). 

Si Dios es transmitido como valor cultural en entornos sociales y compartido por muchos, los amigos imaginarios son eventos privados e individuales que se dan más frecuentemente en hijos únicos y niños con mayor grado de inteligencia, menos tímidos, más sociables (son un ensayo para resolver situaciones sociales) y mentalmente sanos, como han constatado las psicólogas Marjorie Taylor y Stephanie Carlson (estudio sobre una muestra de 152 niños de 4 a 7 años). Esta constatación es un obstáculo para la teoría de que Dios es cosa de bobos e inadaptados y el ateísmo propio de inteligentes, defendida por los mismos que afirman la relación de la idea de Dios con el “amigo imaginario”. Para colmo, la experiencia de Uno (sublime, persistente, profunda y arrebatadora) y otro (trivial, transitoria y pueril) es completamente distinta. Relacionar a Dios con el “amigo imaginario” porque proporciona consuelo y fundamenta ideas, serviría también para relacionar al Ser Supremo con una buena película o un helado de chocolate, que nos consuelan y nos hacen pensar algo tan “trascendente” como que la vida a veces es agradable.

Para saber más:
y


domingo, 17 de junio de 2018

¡HAY QUE ACABAR CON LA INMIGRACIÓN!


¡HAY QUE ACABAR CON LA INMIGRACIÓN! 
(por Gabriel Wüldenmar Ortiz)

¿No te gusta la inmigración? A mi tampoco, y te diré alguien más a quienes no les gusta la inmigración: a los propios inmigrantes. Ellos preferirían vivir en su país, en su cultura, en su mundo, con sus amigos y vecinos. No quieren atravesar un trayecto infestado de peligros, de esclavistas, de violadores, de desiertos infernales, de mares amenazantes, de muerte. Nadie abandona todo su mundo por gusto. Lo hacen porque no tienen más remedio, porque no pueden más, porque sufren miseria, padecen explotación, no tienen futuro, mueren de hambre o huyen de la guerra o las dictaduras.

Por eso, como a los racistas, no nos gusta la inmigración. Pero por motivos muy distintos. Los inmigrantes y nosotros porque querríamos que todas las personas pudieran vivir dignamente donde ellas prefiriesen hacerlo, y que no se viesen forzados por terribles circunstancias a emigrar. Los racistas porque su alma está llena de furia, insolidaridad, exclusión, supremacismo, brutalidad e hipocresía (sí, aunque parezca mentira, muchos se llaman pro-vida y católicos). Su estrategia simplista para mentes simples es enfrentar pobres (de allí) con pobres (de aquí) para que nadie se fije en los verdaderos criminales (los que crean hambre y guerras allí, son los mismos que causan paro y pobreza aquí) ni en las causas de la inmigración, ni sepan que hay recursos para todos. Pero es más fácil ignorar todo eso y seguir con el discurso instintivo-tribal del miedo y del odio; es tan básico, tan brutal, que funciona.

Sin embargo, en un mundo donde mueren al día 100.000 personas de hambre y miseria, buscar una vida mejor es un derecho, como hemos hecho nosotros los occidentales en el pasado, durante hambrunas y guerras. Nos hemos olvidado de que fuimos acogidos y ahora no queremos a los inmigrantes aquí; hacen feo, nos dan miedo, nos molestan, nos cuestionan, hay que atenderles…pero, por supuesto, sí que queremos su petróleo, su gas natural, su oro, su coltán, su uranio, su cobre, su chocolate, su café, etc. sus materias primas en general para mantener nuestro tren de vida; y para ello les invadimos y saqueamos con el colonialismo antaño, y ahora con el neocolonialismo económico y militar. Queremos el banquete a su costa, el expolio organizado, el negocio de la miseria… pero también queremos que hagan de favor de morir en silencio, que se ahoguen sin estorbar, sin llamar a la puerta de sus amos.

Sin embargo, la vida, guste o no, se abre paso. A pesar de cuchillas corta-carne, de racistas rompehuesos, de funcionarios torturadores, de patronos explotadores, de centros inhumanos de internamiento y campos de concentración para inocentes, incluso para niños que sólo han cometido el delito de tener hambre… Otras veces optamos por penalizar la solidaridad, castigando a quienes les socorren. O recurrimos a las “devoluciones en caliente”, una monstruosidad moral y legal que consiste en echar a los inmigrantes sin asistencia letrada, sin atención sanitaria aunque vengan heridos o enfermos, sin alimentos ni agua, sin averiguar si están huyendo de guerras o persecuciones a minorías, sin averiguar si son menores desamparados, sin que importe que sean mujeres embarazadas, sin que importe devolverlos a países que no son el suyo y donde van a ser maltratados e incluso asesinados, etc. Eso es directamente un crimen y una cobardía, y quienes lo hacen son criminales y cobardes, por muchos despachos, cargos o uniformes que ostenten.

¿Hay que acabar con la inmigración? Muy bien. Los primeros interesados en acabar con este drama son los inmigrantes. ¿Qué podemos hacer? Podemos empezar por dejar de diseñar, provocar y financiar guerras, sostener dictaduras y derribar gobiernos en sus países para lucrarnos con sus recursos naturales. Dejemos también de robarles entre el 30 y el 50% de su PIB anual, y de impedirles industrializarse y ser competitivos mediante nuestra doble moral de aranceles “proteccionismo - mercado libre”. Ayudaría si dejásemos de hundir sus mercados con el "dumping", si dejásemos de confabularnos para pagarles una miseria, cada vez más exigua, por sus materias primas, y si dejásemos de asfixiarles con el engaño de la deuda externa y los P.A.E. Renunciemos también a que sus hijas y sus niños sean esclavos de nuestras marcas, imponiendo una legislación laboral justa a todos los países y empresas, y mediante el boicot al consumo. Sería necesario compensarlos por el robo del colonialismo, restaurar el daño causado en el medio ambiente por nuestras empresas y macro-proyectos, dejar de impedirles con royalties que desarrollen medicamentos, dejar de patentar como nuestras sus riquezas naturales, etc. Entonces, y sólo entonces, la inmigración masiva acabará. Mientras tanto, tenemos una deuda legal y moral con ellos.

“¡Pues llévatelos a tu casa!”, grita el xenófobo, con un argumento tan básico como su red neuronal. Muchos de los que hablamos de solidaridad, también la practicamos. Hemos abierto nuestro hogar y nuestros medios a personas necesitadas, hemos dado alojamiento, alimento, guardería, escuela de alfabetización, medicamentos, asesoría administrativa, asesoría legal, ayuda económica, consejería psicológica, etc. en nuestra propia casa, dentro de nuestras posibilidades (limitadas) y dentro de las exigencias de seguridad. Pero como ciudadano, tengo derecho a pedir solidaridad a la comunidad, a la sociedad o al estado hacia un colectivo vulnerable, sin que por ello tenga por qué encargarme personalmente de todo y de todos más allá de sus posibilidades, puesto que uno es un particular, no es un estado ni una institución y no tiene tantos medios. Para eso pago mis impuestos, para poder exigir que el estado destine los recursos necesarios (muy superiores a los míos) para atender a los colectivos en riesgo. Y como miembro de una sociedad, de una comunidad, tengo derecho a pedir la solidaridad apelando a la conciencia moral de los demás miembros de esa comunidad o sociedad para que ayuden, cada uno de acuerdo con sus posibilidades. La solidaridad es una de las acciones más morales y humanizadoras que existen. Es lo que más nos ennoblece y nos hace evolucionar, pues es una manifestación de desinterés personal y de amor al prójimo. Así que, bienvenidos, hermanos inmigrantes; bienvenidos y perdón.

Para saber más: http://bit.ly/1WKbm96

sábado, 16 de junio de 2018

LA TRISTE SUERTE DE LA UFOLOGÍA


LA TRISTE SUERTE DE LA UFOLOGÍA

(por Gabriel Wüldenmar Ortiz)

El estudio del fenómeno OVNI parecía un campo prometedor, como el estudio de cualquier anomalía, que siempre constituye una frontera de la ciencia y, por tanto, una zona de crecimiento natural para la misma. Astrónomos, estadísticos, físicos, meteorólogos, militares, psicólogos, sociólogos, etc. se daban cita para tratar de desentrañar un fenómeno en el que, básicamente, personas creíbles tenían experiencias increíbles. 

Desgraciadamente, a partir de las décadas de 1980-1990, el fenómeno fue gradualmente quedando en manos de charlatanes, mercachifles, sectarios y especuladores. Siempre los hubo, pero eran los menos y objeto de desconfianza y sorna, pero con la generalización de Internet, esta situación ha ido empeorando. Hoy en día, con tanto oportunista y advenedizo haciendo videos absurdos y especulativos en Internet, la ufología se ha convertido en una comedia grotesca. No es que los investigadores serios y metódicos no existan (muy minoritarios), pero, sin duda, han perdido protagonismo e iniciativa en una ufología (estudio del fenómeno OVNI) que se ha convertido en ufolatría (culto a los nuevos dioses aliens). Usar la cabeza y evaluar datos es mucho más complicado y menos excitante y rentable que dedicarse a contar historietas para legiones de rentables crédulos con buenas tragaderas en videos de Youtube... Esa es la triste suerte de la ufología actual.

Todo el mundo tiene derecho a expresar sus opiniones, a narrar sus supuestas experiencias, pero merece estar bajo la mirada severa de la crítica aquel que se dedica a vender humo y medrar con ello sin fundamento alguno, una conducta que no me siento inclinado a tratar con eufemismos. Ciertamente, la experiencia es la madre de la ciencia, pero se trata de una experiencia pautada, sistemática y verificable, no de admitir cualquier ocurrencia como válida. Yo podría contar mis experiencias con los ovnis porque sé que son reales, pero como no puedo demostrarlas y nadie tiene por qué creer en mi sin conocerme de nada, prefiero guardarlas para mí y mis íntimos, y hablar de las experiencias que cuentan con evidencia verificable (filmaciones, fotografías, registros de radar o de sonar, huellas, análisis químicos, efectos electromagnéticos o electromecánicos, fuentes altamente fiables, informes oficiales, etc.). Esta evidencia me sugiere que el fenómeno ovni es real, que es físico - tecnológico, y que probablemente es de origen extraterrestre (sí, ya sé que no es la moda). Puedo analizar también el fenómeno desde el punto de vista sociológico, psicológico, antropológico transcultural, etc. Pero más allá de lo dicho, sólo hay especulación, ilusión, charlatanería y negocio.

El estudio sistemático de cualquier fenómeno es racional. Si renunciamos a eso en el tema ovni, la ufología muere para dar paso a la ufolatría, en la que los seres que están detrás del fenómeno OVNI adoptan categorías de nuevos dioses en un mundo desacralizado, pues son omnipresentes, omniscientes y omnipotentes, creadores nuestros (e incluso de la vida), salvadores y dueños de nuestra existencia, de nuestra mente, de nuestro destino, sanadores milagrosos, providencia que nos acompaña y observa, objeto de nuestras meditaciones, inspiradores de nuestras ideas, autores de nuestros logros, maestros de todo conocimiento, divinidades y demonios de nuestra historia en todos los pueblos, etc. Si esto no es convertir la ufología en una religión (ufolatría), no sé qué otra cosa pueda ser.

Y a eso, la verdad, no estoy dispuesto. No quiero una ufología que admite como pura verdad cualquier delirio individual, cualquier historia bizarra, cualquier afirmación de gurúes e iluminados, que extiende la superstición, que aleja a cualquier persona con sentido racional y crítico. Quiero una ufología que una persona científica y sensata pueda estudiar sin sentir vergüenza de decir: soy ufólogo (además de físico, astrónomo, matemático, psicólogo…).

Otra cosa es que se pueda filosofar en ufología, pero siempre en base a las evidencias y a argumentos lógicos y desde la probabilidad, no desde la afirmación rotunda. Por ejemplo, se me ocurre que no es probable que nuestros distintos visitantes sean malos conscientemente en el sentido humano: crueles, egoístas, violentos. No es probable porque:

1) Probablemente, civilizaciones que son capaces de manejar la energía y la tecnología al gran nivel que se requiere para visitarnos a estas distancias y para mostrar las prestaciones que revelan estos objetos, ya se habrían autodestruido (en una guerra o asolando su mundo) si poseyeran una mentalidad agresiva, codiciosa, egoísta, cruel, basada en la competición sin cuartel en vez de en la cooperación. Podría existir así un filtro que eliminase a civilizaciones hostiles: mucho poder en manos no éticas ni cooperativas llevaría a la destrucción.

2) Esa evidente superioridad tecnológica que exhiben les habría permitido aniquilarnos o someternos hace siglos o milenios (pues está claro que nos visitan hace mucho), y no ha sido así.

3) El análisis detallado de la casuística OVNI nos permite concluir que el fenómeno es masivamente pacífico, inocuo, no agresivo hacia el hombre. En el 97% de los casos la interacción no es dañina para nosotros, y si analizamos el 3% restante, en la casi totalidad en que hay personas lesionadas, fuimos nosotros, los terrestres los que agredimos primero.

Lo que no quiere decir que todos sean buenos en el sentido que entendemos nosotros (y menos mesiánicos-angélicos como los presentan los contactados). Los hay, si nos centramos en las abducciones, que muestran comportamientos lesivos para el ser humano. Pero estos comportamientos no parecen basarse en una maldad moral sino en una mezcla homogénea de tres factores:

a) Dificultad para entender sentimientos y emociones por parte de los abductores.

b) Un sentido utilitario como el que desarrollamos con los animales, a los que les hacemos "lo que tenemos que hacer" para un fin determinado sin la intención de hacerles daño porque seamos crueles o malvados o sádicos.

c) Ausencia de individualidad personal; se trata de seres que parecen obedecer a una mente colectiva, una mente-colmena, lo que lleva al punto "a".


domingo, 7 de agosto de 2016

¿Es el Génesis de la Biblia un plagio de la mitología mesopotámica?



¿Es el Génesis de la Biblia un plagio de la mitología mesopotámica?

Por Gabriel Wüldenmar Ortiz

Según los patrocinadores de la mitología contemporánea neo-luciferina-neo-gnóstica sobre los "anunaki" y reptilianos" (Sitchin, Parks, Cangá, Parcerisa), fuertemente opuesta al cristianismo, el Génesis bíblico no es más que un plagio de los mitos mesopotámicos, por lo que debemos otorgar más crédito a éstos que a aquélla.

Su primer argumento es que los mitos mesopotámicos son mucho más antiguos que la redacción de la Biblia. Es cierto que la fecha de redacción final del Génesis, la Torah y el A.T. en general podría situarse, según ciertas hipótesis, en el s. VII pero, ni mucho menos esto significa que sea un plagio de la mitología babilónica ni que tenga un origen tan reciente. Hay tres indicios que, dicho muy brevemente, lo demuestran así:

1) El Génesis (el Pentateuco en general) contiene tradiciones muy bien conservadas que son auténticos "fósiles" documentales de la Edad del Bronce.

2) Contiene tradiciones y datos que tuvieron que nacer en Palestina y Egipto sin conexión alguna con Sumeria-Babilonia.

3) Utiliza fuentes documentales muy anteriores a la época de la redacción final y propiamente hebreas, tales como "Historia del Arca", "Libro de la Alianza" , "Libro de las Guerras de Yahveh" , "Libro del Justo (Jasher)", "Libro de los Derechos y Deberes de los Reyes" , "Libro de los Hechos de Salomón" ,"Libro de los Hechos de los Reyes de Israel y Judá" , "Crónica del Rey David" , "Libro de Samuel el Vidente" , "Libro de Gad el Vidente" ," Libro del Profeta Natán" , "Profecías de Ajías" ," Visiones del Profeta Idó", "Profecías de Ajías" , "Libro de las Semanas" , "Hechos de Abías" , "Libro de la Historia de Jehú" , "Comentarios de los Libros de los Reyes" ,"Hechos de Osías escritos por Isaías" y "Hechos de Josay ".

Se ha dicho, de manera sensacionalista, que el Génesis es un mero plagio de los textos sumerios y babilónicos, pero el hecho de que contenga elementos parecidos sólo significa que han surgido de un mismo clima o núcleo cultural común: el monoteísmo semítico originario. De éste, una rama (la mesopotámica) evolucionó hacia el politeísmo y se redactó primero, pero otra (la hebrea) se mantuvo fiel al monoteísmo y se redactó después.

Hay ciertamente paralelos entre ambos relatos, que delatan un origen común: el tema de la oscuridad y el caos preexistentes, la aparición de la luz antes que el sol y los demás astros, el desarrollo del mundo que progresa en etapas que culminan con la aparición del hombre, Dios o los dioses reposan concluido su trabajo. 

Pero las diferencias en el contenido son radicales. Génesis afirma que el universo fue creado de la nada absoluta, que sólo Dios existía antes de la creación del universo, que sólo hay un Dios, que Dios es mayor que el universo y lo trasciende, que los seres humanos son creaciones deliberadas hechas a imagen de su Creador. Por su parte, el mito mesopotámico dice que el universo es eterno y el mundo fue hecho de materia preexistente (un dragón), hay muchos dioses, los dioses preexistentes al mundo son fuerzas naturales personificadas, los dioses habitan en el universo (el dios principal, Marduk, habita en Babilonia), los seres humanos no existen por la amorosa planificación de Dios ni son a imagen suya sino que son creaciones incidentales (hechos de sangre de monstruo) debido a una revuelta entre los dioses porque no quieren trabajar.

Las diferencias de estilo narrativo tampoco favorecen la hipótesis del plagio. El texto bíblico está centrado en Dios, no está interesado en las personalidades humanas, es una narración bastante plana en el tono, austera en prosa y tiene 31 versos de longitud. Por el contario, el mito babilónico no está centrado en Dios sino en las pasiones de dioses beligerantes, posee un tono animado, una prosa extravagante y 900 líneas de longitud. Estas diferencias también sugieren que la visión del Génesis es más original que el mito babilónico, porque éste es más complicado.

Las diferencias teológicas también son tremadas. El relato bíblico se diferencia claramente de otros antiguos relatos de la creación, porque afirma la soberanía y trascendencia de Dios y la dignidad del ser humano. En efecto, la creación bíblica aparece como una acción coordinada y deliberada, producto de un plan omnímodo, y da como resultado un conjunto armonioso e interdependiente que es calificado de “bueno”. Dios todopoderoso actúa con un propósito determinado y crea por medio de la palabra a un ser, el humano, destinado a la salvación y a ocupar un lugar especial en el plan divino, superior al del resto de las criaturas. En cambio, según el relato babilónico, todo fue creado como efecto secundario de una guerra por el poder entre distintos dioses, a partir de la muerte y el desgarro físico del perdedor. Los seres humanos fueron creados para servir como esclavos a una serie de dioses incapaces de satisfacer sus propias necesidades, es decir, no omnipotentes, ni necesarios, ni trascendentes. Las diferencias son elocuentes en lo moral y en lo cualitativo, demasiado radicales para hablar de plagio, un concepto moderno que no se puede aplicar a aquellos tiempos.

Para conocer mejor los secretos de la Biblia: http://bit.ly/1SOh5cr


sábado, 6 de agosto de 2016

¿SON YAVEH Y ENLIL LA MISMA ENTIDAD?


¿SON YAVEH Y ENLIL LA MISMA ENTIDAD? Por Gabriel Wüldenmar Ortiz
La mitología neo-luciferina y neo-gnóstica contemporánea sobre los "anunaki" y reptilianos" (de Sitchin, Parks, Cangá, Parcerisa), típicamente hostil al cristianismo, ha extendido la aseveración de que el Yaveh bíblico es la misma entidad que el Enlil mesopotámico, a saber: un extraterrestre. Dejando aparte la exótica interpretación alien, ya refutada en otras publicaciones de este blog, cabe preguntarnos si realmente la identificación "Yaveh-Enlil" descansa sobre bases sólidas o es otra patraña de luciferinos, indocumentados y charlatanes sin formación.  Pues bien, este último es el caso sin duda alguna: otra ficción sin fundamento científico-histórico. Al respecto quisiera aclarar, como experto en religiones, lo siguiente:

1) Es FALSO que exista ninguna clase de consenso científico en la comunidad histórica en que Yaveh sea el mismo personaje que Enlil ni tampoco que exista ninguna clase de trabajo que lo pruebe. Quien afirme lo contrario debe probarlo CON DATOS documentales o bibliográficos y no simplemente afirmarlo.

2) Yaveh no puede ser equivalente en ningún caso a Enlil porque poseen una HISTORIA Y GEOGRAFÍA completamente distintas. El primero es un personaje probablemente de origen madianita (“Yao”-“Yahu”-YAveh”), o sea, de la península del Sinaí, asimilado por los inmigrantes “hapiru” (hebreos), debido a que encaja con su idea de Ser Supremo pan-semita presente ya en tiempos de Abraham, y luego identificado también con “El”, el Ser Supremo de los sirio-libaneses.

3) Yaveh no puede ser equivalente en ningún caso a Enlil porque poseen una ETIMOLOGÍA completamente diferentes. Yaveh significa “Yo Soy el que existe por Sí Mismo” (Aquél en que esencia y existencia se identifican), mientras que Enlil es “dios de la tormenta” o simplemente “dios (local de Nippur)”.

4) Yaveh no puede ser equivalente en ningún caso a Enlil porque poseen FUNCIONES completamente diferentes. Yaveh es un Ser Supremo lleno de atributos de excelencia (teónimos como Altísimo, Santo, Único, etc.), mientras que Enlil nunca fue un Ser Supremo de su panteón ni gozó de semejantes altas atribuciones. En todo caso, si uno se empeña en buscar paralelos, el paralelo habría que buscarlo con Anu, Dios de los cielos, el Ser Supremo original de los sumerios.

5) Yaveh no puede ser equivalente en ningún caso a Enlil porque poseen CONTENIDOS teológicos/míticos completamente diferentes. Yaveh es el único Dios, carece de progenitores y no está subordinado a nadie. Enlil es un dios entre otros, es hijo de Anu y le está subordinado. Yaveh es siempre mencionado en primer lugar antes que nadie. Enlil va mencionado siempre después de Anu. Anu es “sharru” (rey) y Enlil su “mâliku” (consejero). Cuando se reparte el universo, Anu gobierna los cielos, Enki recibe la tierra y Ea las aguas. Yaveh gobierna ayer, hoy y siempre. Enlil sólo llegó a tener importancia cuando el culto a Anu fue decayendo, y más tarde es destronado por Marduk. Llegó a ocupar la jefatura del panteón pero nunca fue un Dios Supremo autogenerado-eterno. Yaveh es creador del universo, pero Enlil jamás tiene este atributo. Yaveh es Espíritu y es Santo, no tiene sexo con nadie, mientras que Enlil viola a una joven cuando ambos se bañan en un río. Yaveh no debe ser representado con imágenes; no hay ningún problema en hacerlo con Enlil.  Yaveh tiene una falta casi completa de mitología, mientras que Enlil es rico en ella. Cualquier tarea que Enlil hace que se pueda considerar similar a la que hace Yaveh (por ejemplo, desatar el diluvio) no la hace, como Yaveh, desde su soberanía sino como servidor de Anu (por ejemplo, Enlil abre las esclusas del cielo para desatar el diluvio).

6) Yaveh no puede ser equivalente en ningún caso a Enlil porque poseen EVOLUCIONES distintas. En el mejor de los casos posibles para Enlil, éste podría ser originalmente un teónimo o advocación -después independizado y personificado- del Ser Supremo pan-semita original. Pasó entonces a ser un ente subordinado a Anu y después, cuando una serie de cambios sociales y políticos deprimieron el culto a éste, cobró importancia como Ser Supremo hasta que fue destronado por Marduk al frente del panteón. Yaveh es eterno e inmutable, no ha tenido evolución de este tipo, siempre fue el que es.

Para explorar las religiones mesopotámicas (sumerio, acadia, babilonia…), el Islam y el Judaísmo recomiendo el siguiente libro: http://bit.ly/1SOh5cr


sábado, 23 de julio de 2016

ATENTADOS DE FALSA BANDERA Y TERRORISMO DE ESTADO DE LA OTAN AL DESCUBIERTO

ATENTADOS DE FALSA BANDERA Y TERRORISMO DE ESTADO DE LA OTAN AL DESCUBIERTO. Por Gonzalo Janeiro

Una RED STAY BEHIND es un operativo permanente llevado a cabo por organizaciones secretas en un país, que están listas para atacar en caso de que un enemigo atacara su territorio.

Durante varios años, EUROPA ha sufrido brutales atentados en lugares como MILAN (PLAZA FONTANA), BELGICA y ALEMANIA (OKTOBERFEST, MUNICH). Se trató de auténticas matanzas, pero no hubo condenados o, al menos, no fueron condenados todos los responsables ni los más importantes. En MILAN fue una bomba; en BELGICA, el escenario del terror fue un supermercado en el que se fusiló a todos los clientes, mujeres, hombres y niños. En el país bávaro, el escenario fue la famosa fiesta de la OKTOBERFEST, donde una sofisticada bomba de tubo provocó la muerte de muchas personas.

Los principales investigadores vieron como sus pesquisas fueron saboteadas e intencionadamente ignoradas. BERNARD DIETRICH, abogado alemán, dijo lo siguiente: “A toda persona que llegaba con pruebas que contradecían la versión oficial, la tachaban de irrelevante o poco fiable, (a algunas) las llegaron a interrogar con tal dureza que les hicieron sentir como si fueran los verdaderos criminales”. Incluso dos miembros de alto rango de los Servicios Secretos Italianos, MALETTI Y LABRUNNA, fueron detenidos por ocultar pruebas y proteger a sospechosos clave.

Nadie tenía claro las pistas que debía seguir en la investigación de estos terribles atentados, aparentemente aislados. Pero en 1972, en PETEANO (noreste de ITALIA), una bomba mataba a tres policías. Con el tiempo, los investigadores centraron su atención en VINCENZO VINCIGUERRA y su grupo terrorista de extrema derecha ORDINE NUOVO (ORDEN NUEVO). VINCENZO VINCIGUERRA cumple cadena perpetua por el atentado de PETEANO, pero cuando declaró ante el tribunal dijo que su grupo de extrema derecha estaba protegido y financiado por una organización más importante que actuaba en la sombra, vinculada a los servicios secretos del ejército. En su momento, las declaraciones de VINCIGUERRA fueron desoídas, pero el fiscal FELIPE CASON, que lo había llevado a juicio, siguió investigando. En 1983 tuvo acceso a los archivos del Servicio Secreto Militar italiano y descubrió inesperadamente una organización de alto secreto. En palabras de CASON: “descubrimos una organización, dirigida por el jefe de los Servicios Secretos italianos, cuyo nombre en clave era: GLADIO STAY BEHIND. CASON descubrió documentos que relacionaban a esta fuerza misteriosa con la OTAN. El primer ministro italiano JULIO ANDREOTTI se vio obligado a explicarlo en público, produciendo un gran escándalo en todo el mundo. Confirmó que esa organización GLADIO existía y que formaba parte de una extensa red de ejércitos STAY BEHIND secretos en toda EUROPA, coordinados por la OTAN. La excusa en esa época era un miedo a una invasión soviética. Los soldados de esta organización participaron en otro asalto a una base militar belga, en BIELSAN. Uno de los soldados que participó en aquella operación decía lo siguiente: “hablando con personas que también fueron soldados de GLADIO, veíamos similitudes entre el asalto a BIELSAN y el asalto al supermercado de BELGICA”.


Piénselo bien, querido lector. ¿Cree usted que GLADIO acabó en la época de la GUERRA FRIA o sigue a día de hoy existiendo de forma latente?, ¿qué cree que fue el 11-S, en ESTADOS UNIDOS, el 11-M en MADRID, el 11-J en LONDRES o los recientes atentados en FRANCIA Y BELGICA?, ¿quién usa el terrorismo internacional para implantar medidas propias de un estado policial? Los mismos que causaron en la época de la Guerra Fría todas esas atrocidades. El terrorismo, amigos míos, es utilizado por la elite militar e industrial para suprimir libertades y crear un gobierno mundial autoritario.

miércoles, 17 de febrero de 2016

PARCERISA, ANTON PARKS Y LOS ANUNAKI: LA CONEXIÓN SATÁNICA

Parcerisa, Anton Parks y los anunaki: La conexión satánica. (Por Gabriel Wüldenmar Ortiz)

Parcerisa y otros apologistas del neo-luciferismo se basan también en otro gurú o “experto” en los anunaki: el franco-alemán Anton Parks, que declara ser, desde los 25 años, un canalizador que ha tenido visiones-luminosas frecuentísimas, compulsivas e impuestas a su voluntad y destrozaron su vida familiar y social. Éstas tratan sobre el origen de la humanidad y sus vínculos con los creadores de la misma, los reptiles-anunaki. También se vinculan con el linaje merovingio (del que procederá el anticristo) en un intento de conectar la saga anunaki, ampliada a los reptilianos, con la campaña desacreditadora anti-Jesucristo basada en su falsa descendencia con María Magdalena.

Estas visiones proceden de un ser que le posee interiormente (“soy su prisionero”, declara) y al mismo tiempo él se veía habitando en el cuerpo de este ser reptil en la antigüedad, que, según afirma, no es otro que Sa’am, o sea, Enki-Lucifer. Según Anton Parks, las visiones le permitieron reinterpretar el Génesis bíblico para excluir a Dios sustituyéndolo por anunaki, y para entender que “la serpiente (el demonio tentador del paraíso) no era en realidad el enemigo de la humanidad”. Para Parks, Enki es “La misma Serpiente Instructora” de los dioses que se llamará, posteriormente, Asar (Osiris) o Azael o Asar-El, el ángel caído o demonio del judaísmo, la misma serpiente tentadora del Edén. Al mismo tiempo pretende hacer creer a sus incautos lectores que Osiris-Enki-Lucifer es Cristo y que el Nuevo Testamento es testamento de la tríada egipcia (Osiris, Isis y Horus). De nuevo el viejo mensaje de la masonería pero con un barniz actualizador extraterrestre.

La famosa gurú canalizadora Jane Roberts transmite (probablemente de forma auténtica) los mensajes de otra entidad de nombre egipcio “Seth”, que es el nombre del dios del mal en Egipto y la denominación por la que muchos satánicos adoran al demonio e incluso dan nombre a sus sectas. Este ente entraba en Roberts cuando quería, imponiendo su presencia sin permiso de la médium y permaneciendo dentro en ella durante horas o días, transmitiéndole “conocimientos” hasta que Roberts enfermó gravemente y murió. Pues bien, según Parks, Seth no es sino un clon de Enki-Osiris-la serpiente del Génesis, o sea, Satanás.

Las visiones de Parks, iniciadas en 1981, cesaron en 1991, pero ya habían cumplido su misión: Parks escribió con ellas una amplia saga de libros-novela-revelación que han arrastrado a muchos. En otras palabras, estas supuesta visiones, si no son una mera invención (el personaje de Parks es elusivo e inidentificable para los investigadores; algunos creen que es un colectivo) o producto de la epilepsia (ocurrían en forma de ataques frecuentes precedidos siempre de un flash de luz), proceden del mismo Lucifer a través de un poseso. El éxito editorial de esta saga sería imposible sin internet y sin divulgadores como Parcerisa y muchos otros. El núcleo virtual de esta red es una serie de páginas que aparentan ser independientes pero que proceden de un único administrador: el ingeniero informático Stéphane Vidali, que se hace apodar “Antas de Philvei” (Antas es anagrama de Satan; Sa’am tiene la misma resonancia que Satán), que también es dueña de Pahana Books, editorial que en principio existe sólo para publicar a Parks. Stéphane Vidali gestiona además dos foros en Francia, con significativos nombres: “anunnas.net” y “origins.fr”.

Stéphane Vidali se hace fotografiar en las redes sociales (perfiles en Myspace, Facebook posteriormente convertidos en secretos o eliminados al filtrarse estas informaciones) tapándose media cara y con un único ojo (típico emblema iluminati en este contexto) deformado al mirar a través de un vaso (Myspace) y, con el mismo vestuario, y aspecto de demonio ensangrentado (Facebook) e incluye otras muchas imágenes espantosas. También muestra numerosos enlaces con grupos demoníacos. Uno de los amigos de Stéphane Vidali en Facebook (que tiene varias fotografías con él y muestra idénticos gustos demoníacos) es Pascal Cheron, que organiza para su reducido grupo de amigos “misas negras” que publicitan con cabezas de chacales egipcios. El grupo sobre Anton Parks en Facebook es gestionado por una amiga íntima de Vidali y por otros. Estos administradores muestran en sus perfiles toda clase de simbología siniestra, dantesca, demoníaca, alegorías ocultistas y masónicas…

Se trata de un individuo muy bien conectado, pues es el único administrador de la página del célebre compositor de bandas sonoras para éxitos de Hollywood, Hans-Zimmer, y del aun más célebre Vangelis. Pero hay más: para contactar con cualquiera de ambos famosos compositores los únicos correos están a nombre de “Antas”. Todo se dirige desde la página matriz intersigne.net/, repleta de extraña simbología iluminati y de alusiones a la demonología, el satanismo, el ojo sobre la pirámide, etc. Es más, Stéphane Vidali regenta una tienda esotérica en París que vende productos claramente demoniacos (por ejemplo el de la foto adjunta) y que ostenta el significativo título de “edemonium”. Una de las entradas de su citada página matriz, concretamente a su estudio musical, muestra un auténtico retablo satanista. Lo más probable es que este entramado demuestre que el luciferismo de élite masónico apoya y organiza la propagación de la nueva “religión” descristianizadora anunaki a nivel mundial, usando a individuos como Anton Parks (aunque hay sospechas de que Parks no es sino un seudónimo de Stéphane Vidali).

De hecho, hay más signos aún de que una amplia red respalda a Parks. Éste afirma en sus entrevistas con Karmapolis (por escrito) o con Nexus (telefónica) que un tal Gerry Zeitlin, que supuestamente es del SETI (organismo científico para la Búsqueda de Vida Extraterrestre Inteligente) confirma sus ideas. Pero, en realidad, el brillante currículo Zeitlin (incluso su existencia real, como la de todos los colaboradores de Parks) es inverificable de forma independiente, y este personaje tiene más que ver con la ufología que con la ciencia académica. Además, reveladoramente, las páginas que hablan de Zeitlin poseen nexos y enlaces con las gestionadas por… ¡oh, sorpresa!... el satanista Antas de philvei, el diseñador de todas las imágenes de los libros de Parks. Por supuesto, Parcerisa no es más que un agente menor de todo este entramado, pero no es menos devoto de Lucifer (por ejemplo: https://www.youtube.com/watch?v=q53RVO2AvJQ: Video “Los demonios de pasado siguen entre nosotros”: minutos 1:05 (inicia su conferencia con la dedicatoria “por los demonios”), 49:08 (de la desastrosa situación del mundo “no hay que echarle la culpa a los políticos, ni que son malas gestiones políticas”) y 54:50 (“yo lo quiero a Enki (Lucifer), lo amo”).

(Para saber más: http://goo.gl/eaqVbn y visita: