sábado, 27 de agosto de 2011

¿RELIGION O ESPIRITUALIDAD?


¿Religión o espiritualidad?por Gabriel Wüldenmar Ortiz
Algunos aspiran a eliminar la religión cristiana para cambiarla en una espiritualidad personal sin normas y sin intermediarios. Quieren señalar diferencias y oposición entre religión y espiritualidad, pero lo único que consiguen es señalar la diferencia entre una religión puramente externa, formalista, heterónoma, heredada, mal enseñada y mal asumida, ritualista vacía y meramente social, por un lado, y, por otro lado, una religión interiorizada, asumida conscientemente como propia, significativamente personal y viva.

En realidad, oponer espiritualidad y religión es absurdo. Es en las religiones donde nacieron los místicos y la mística, es decir la espiritualidad. Toda religión nació siendo espiritualidad y debe volver a sus orígenes. Es en eso en lo que hay que trabajar, no en destruir y odiar la religión - como otros que pretenden construir un nuevo mundo en el resentimiento y en el rencor, excluyendo, y removiendo la basura histórica una y otra vez sin reconocer nunca lo bueno que ha hecho la religión -. Por el contrario, hay que trabajar en lo positivo para avanzar todos juntos en purificar, mejorar, en la crítica constructiva, en la sana autocrítica.

Que la religión de calidad es espiritualidad se ve en el propio término "religión" de "re-ligare", volver a unirnos con la Fuente (Dios), de la que nos hemos separado. Otra cosa son las instituciones humanas que se han contaminado del espíritu del mundo, a las que hay que podar y purificar para que representen la verdadera esencia original de la fe expresada en la reunión de los creyentes. Así, es posible considerarnos espirituales y considerarnos religiosos al mismo tiempo, pues es de la religión que aprendimos que hay una trascendencia, un Dios y una búsqueda, es la religión la que ha custodiado los textos y las palabras de los caminantes espirituales que nos enseñan a buscar la espiritualidad. Todos hemos nacido en el seno de una religión. Sin ella no hubiéramos conocido ni desarrollado, probablemente, nuestra espiritualidad.

Por otro lado, toda religión y búsqueda espiritual son en principio heterónomas, o sea las aprendemos de otros (algo lógico, pues no nacemos con ciencia infusa) pero, si es de calidad, la religión nos invita a que cada uno tengamos nuestra vivencia espiritual y religiosa autónoma, a interiorizarla, a hacerla propia por pura convicción, a creer por conciencia y no por obediencia. Es decir, la religión de buena calidad invita a la espiritualidad. Eso es la conversión, lo que los cristianos llamamos "meta-noia", o sea "cambiar de mentalidad" ver la realidad transformados por la espiritualidad, es a lo que la religión invita cuando aconseja la oración y la meditación: "descubre por ti mismo a Dios, ahonda en el territorio espiritual".

Veamos ahora el problema que tienen con su deseo de eliminar las normas, los ritos y los intermediarios. Resulta que toda religión o espiritualidad es mediada porque la aprendemos de otros, aunque luego la caminemos por nosotros mismos y la interioricemos, y toda religión tiene especialistas que pueden dedicar su vida a guiarnos, a allanarnos el camino que ellos ya recorrieron, a señalarnos los peligros que los podemos hallar, a darnos consejo y consuelo espiritual, a enseñarnos a caminar por nosotros mismos. Es curioso cómo muchos de los que rechazan el sacerdocio, se apegan a chamanes, gurúes, mediums, lamas, maestros ascendidos, etc. La propia espiritualidad de estos que piden sustituir la religión por la espiritualidad está formada por elementos, técnicas o comportamientos que aprendieron de religiones o maestros religiosos.

Y dado que el hombre es un animal simbólico (todo es símbolo: el dinero, las palabras, los valores, los regalos, los recuerdos, etc.) no se deben excluir los rituales, simplemente estos no deben ser vacíos, hechos por cumplimiento ritualista, sino que deben ser el reflejo ante la comunidad de una realidad interior que está pasando dentro de nosotros.

(Más información en:http://lacasadelasabiduria.com/obras.php)

miércoles, 10 de agosto de 2011

LOS PLANES DEL IMPERIO


Los planes del Imperio. Por Gabriel Wüldenmar Ortiz
El famoso informe Iron Mountain (Michigan, 1967), que convocó un equipo de quince especialistas (economistas, historiadores, psicólogos, empresarios de grandes multinacionales y compañías petrolíferas, militares de alta graduación, líderes del mundo académico, políticos), sigue plenamente de actualidad. Este informe alaba la guerra como promotora de la tecnología, condena el pacifismo como un mal social, aboga por un mundo belicista, clasista y totalitario, a la medida de los intereses de los poderosos. En el Informe se aplauden las diferencias de clase: debe haber clases inferiores al servicio de otras superiores y se debe luchar por mantener esta diferencia.

En dicho texto se lee que hay que promocionar una mentalidad belicista pues una sociedad pacífica es débil y está destinada a ser dominada por otras naciones. La naturaleza humana, nos ilustran estos individuos, impide la paz, es necesaria la cultura de guerra que genera un movimiento económico vital. En el mundo de paz hay que multiplicar el gasto social, cultural, tecnológico, ecológico, lo cual no favorece a la macroeconomía al nivel que lo hace la economía de guerra. Todo gasto social debe ser medido dentro de la economía de guerra y no como reemplazo de la misma.

En lo político, a la mentalidad belicista hay que agradecer la existencia de las naciones como entidades independientes y políticamente estables. Los ciudadanos, en efecto, se apegan y subordinan al sistema y apagan sus molestas reivindicaciones, se evitan las disidencias sociales incómodas y se fomenta la unión en torno al poder político y militar del sistema.

El Informe Iron Mountain afirma que hasta la actualidad, las sociedades con mentalidad belicista son las que han dominado el mundo y organizado sus instituciones. Hoy, gracias al poder militar velado o manifiesto en lo social y a la poderosa industria bélica, se consigue en lo económico un equilibrio a nivel nacional, se resuelve el problema de los “excedentes humanos” mediante las guerras, avanzan la ciencia y la tecnología (las cuales han debido sus mejores impulsos a las necesidades de esa industria bélica), asciende el nivel de vida de los beneficiarios y se influye con ventaja en el empleo, la producción y el consumo.

Sin las guerras, explica el Informe, no funciona la cohesión social y, además, las guerras, en especial las del Tercer Mundo tienen la ventaja de acabar con los excedentes de población. El Informe, celebrado en un refugio antinuclear de Michigan, aprueba la guerra atómica porque termina con los débiles y no sólo con los guerreros fuertes y con los poderosos (que se refugian en sistemas anti-nucleares protectores). Considera el satánico informe que es lamentable que los avances de la medicina y nutrición eviten las aniquilaciones masivas de población y que hoy en día sobrevivan niños débiles y enfermos, que deberían morir al nacer.

Mediante la guerra, las generaciones antiguas podrán mantener controladas a las jóvenes y promover el equilibrio de terror entre las naciones, base de su mutua comprensión (¡!). Si se suprime la guerra y la mentalidad bélica, la economía debería mantener de otra manera su alto nivel de gastos innecesarios (exactamente fomentando la fiebre consumista en los países enriquecidos y explotando al Tercer Mundo), la política y el estado necesitarían crear nuevos enemigos y fomentar el miedo para justificar la cohesión de los ciudadanos (y pervivir así el imperio de la mentira y la hipocresía). En efecto, cuando los enemigos clásicos desaparezcan (ej: los soviéticos), hay que buscar o fabricar nuevos enemigos para justificar el juego de guerra (árabes, chinos, tercermundistas, y hasta extraterrestres).

Para que las gentes sigan siendo fieles al sistema conviene tenerlos contentos y fomentarles objetivos y necesidades distractoras (alto nivel de vida, derroches en la carrera espacial, justificar la carrera de armamentos aludiendo a un supuesto peligro extraterrestre). Se propone asi mismo la creación de una policía y ejército mundiales, con todos los poderes y presentes en todo el mundo, así como contaminar masivamente el medio ambiente para mantener a la gente con miedo, unida frente a una amenaza global y no frente al sistema que la produce discretamente.

Otras formas de control social serían programas estatales de eugenesia-aborto (sólo nacerían los racialmente puros y sanos), programas espaciales irrealizables, sistemas de Seguridad Social de amplia cobertura, introducción de sectas fomentadas discretamente desde el poder... a fin de motivar al pueblo a su adhesión al sistema por los más variados caminos.

El Estado deberá aumentar sus capacidades para el control de los medios de comunicación, la censura disimulada de la información, destruyendo discretamente la vida y las propiedades que sean precisas. Para garantizar la preservación del imperio se propone controlar el desarrollo social, lograr el control de la economía derrocando y sosteniendo gobiernos, propone la aniquilación de disidentes (policía internacional omnipotente), así como la fabricación de nuevos enemigos: los extraterrestres, el Tercer Mundo, religiones tradicionales (hay que potenciar otras nuevas). También propone la creación de juegos sociales sangrientos, destruir el medio ambiente, crear nuevas enfermedades, etc. a fin de que la gente, atemorizada, busque la protección del sistema.

Es la imposición del Nuevo Orden Mundial – inspirado en la ética atea - a costa de lo que sea. “La amenaza externa resulta esencial para lograr la cohesión social como modo de aceptación de la autoridad política, por eso la amenaza (inventada) debe ser creíble, debe ser de una magnitud consistente con la complejidad de la sociedad amenazada y afectar a la población en su conjunto”. “La guerra es y será el mecanismo estabilizador económico de las sociedades (...) Es necesario pagar un precio en sangre en amplias áreas del interés humano”...”Resulta totalmente posible que el desarrollo de una forma sofisticada de esclavitud se transforme en un requisito absoluto”.

Cuando este informe se filtró (uno de los expertos que lo elaboraron tuvo “mala conciencia”), ocasionó una gran polémica y los portavoces del imperio lo negaron. Pero la mejor prueba de su autenticidad es que se ha ido cumpliendo y se está cumpliendo, y eso que fue elaborado en los años 60, cuando parecía ficción. Además, este informe no ha sido nunca negado por el gobierno USA, sino que fue leído y comentado por los más destacados intelectuales y políticos de USA. Henry Kissinger y Hermann Hahn, altos miembros de la política, han hablado contra él cuando se publicó, lo que es tanto como reconocer su existencia e intentar hipócritamente evitar el rechazo público que se formó cuando se publicó.

Se sospecha, además, que pudieran estar implicados, lo que dado su historial no sorprende en absoluto. Kissinger diseñó una política de intervención de una fuerza de seguridad mundial única justificada por una amenaza real o inventada y que provocaría que la gente de todo el mundo suplicara a sus líderes protección sin importarles, por miedo, abandonar sus derechos individuales por la garantía de su bienestar que les concediera un gobierno mundial. La Trilateral, verdadero gobierno oculto del mundo, reúne personalidades de la economía, la política y el mundo académico. Si a esto uniésemos los jefes militares tendríamos la misma composición en la Comisión Trilateral y en el comité responsable del Informe Iron Mountain. Es sospechoso también que las propuestas para la solución de problemas de la Trilateral son ofrecidas como “auxilio para la decisión” a los gobiernos y empresas (igual que el informe Iron Mountain) y que los temas más importantes y recurrentes sean “Política de Seguridad” y “problemática Norte-Sur” (los mismos temas de Iron Mountain).

El investigador italiano M. Coppetti, a principios de los 70, denunció la conexión de este informe con los planes de USA respecto a la paz con Japón tras la segunda guerra mundial, y tanto él como numerosos analistas relacionan el informe Iron Mountain con objetivos estratégicos a largo plazo de la CIA, como crear una constante psicosis mundial de guerra que justifique el negocio de las armas y el no reparto de los bienes. Señalan al economista y asesor presidencial, J.K. Galbraith como inspirador del documento, que, estando muy lejos de postulados anti-sistema, está seguro de la autenticidad del Informe Iron Mountain “sin género de discusión”.

Las guerras tras el 11-S parecen la realización de la ideología y previsiones de Iron Mountain: crear nuevos enemigos (tras la caída de la URSS), mantener y alentar la cultura de guerra, excusas para apoderarse de las fuentes de energía y obtener grandes benéficos económicos con la guerra, excusas para el recorte de las libertades, etc. De hecho, Iron Mountain menciona a la Rand Corporation, uno de los grupos de presión más importantes de USA, pronosticador del 11-S, al que pertenece Donald Rumsfeld, uno de los mayores beneficiados por la guerra de Irak.

(Más información en:http://lacasadelasabiduria.com/obras.php)

miércoles, 3 de agosto de 2011

TRES POSIBLES ESCENARIOS PARA EL FUTURO DEL MUNDO


TRES POSIBLES ESCENARIOS PARA EL FUTURO DEL MUNDO (los más probables), por Gabriel Wüldenmar Ortiz

1) DESTRUCCIÓN (lo que las probabilidades "piden").
La codicia y violencia tecnológica humanas, sumadas al problema ecológico y al colapso energético pueden reducir el planeta a una destrucción
a) general: aniquilación completa del planeta en un marco de guerra nuclear total,
b) parcial (el planeta continúa sin la especie humana y sin gran parte de los animales y plantas),
c) retroactiva (la humanidad sobrevive pero retorna a la época primitiva en un medio natural empobrecido).

2) CONTROL (el que desean los poderosos).
La naturaleza empobrecida, la humanidad reducida y absolutamente controlada por una élite por medios tecnológicos, un medio de vida cada vez más artificial, más "metálica", más tecnológica, sin libertades sociales, laborales, políticas ni personales-psicológicas. Culto al poder y la fuerza, desprecio de lo espiritual. Uniformismo y obediencia. Es el imperio fascio-capitalista global. La Bestia.

3) ESPERANZA (el que anhela la mayoría de la Humanidad, muchas veces sin saberlo).
Tras un periodo difícil de cambios sociales, políticas y económicas, colapsa el sistema y la Humanidad encuentra una nueva forma de gestionar su vida en el planeta que se va imponiendo democráticamente de forma gradual. Requiere:
a) Autogestión económica: el centro de la economía es servir a las personas no enriquecer a una élite, sino aportar a toda la sociedad. La empresa es el órgano productivo de la sociedad, a la cual pertenece en régimen de autogestión. No hay capital privado ni estatal, hay mercado y riqueza pero no privados (capitalismo) ni estatales (comunismo), sino sociales (autogestión). Fin del hambre, de la esclavitud, del paro, de las desigualdades. Todos producen riqueza, todos la disfrutan.
b) Una sociedad igualitaria con autogestión política: la representación implica a toda la sociedad, no hay políticos profesionales, las decisiones se toman entre todos y desde abajo a arriba, en forma piramidal por ámbitos de afectación. Los representantes son sustituibles en cualquier momento por la voluntad social; la sociedad tiene medios de control permanentes sobre las decisiones.
c) Respeto ecológico: la naturaleza se cuidará, se respetará y se reparará. Se adoptarán energías alternativas adecuadas para una gestión sostenible y democrática. Se imitarán los mecanismos circulares de la naturaleza para la gestión de la energía y los desechos.
d) Rearme moral: Además del cultivo de la ciencia y el pensamiento racional, se produce un rearme en valores trascendentes y espirituales anti-egoístas, anti-individualistas, anti-materialistas (consumistas), se recupera el concepto de virtud, el refuerzo social se desplaza del éxito materialista a la capacidad de servir a los demás y de aunar bondad y sabiduría. Esto se realiza en dos ámbitos cruciales para curar a la sociedad: la educación y los medios de comunicación. La ciencia descubre una Inteligencia trascendente es la autora del orden cósmico. Eliminación progresiva de las supersticiones, panteísmo, ateísmo, ocultismo… purificación de la religión y reconocimiento de Dios como fundamento del universo y de la ética.

(Más información en: http://lacasadelasabiduria.com/obras.php)