sábado, 27 de agosto de 2011

¿RELIGION O ESPIRITUALIDAD?


¿Religión o espiritualidad?por Gabriel Wüldenmar Ortiz
Algunos aspiran a eliminar la religión cristiana para cambiarla en una espiritualidad personal sin normas y sin intermediarios. Quieren señalar diferencias y oposición entre religión y espiritualidad, pero lo único que consiguen es señalar la diferencia entre una religión puramente externa, formalista, heterónoma, heredada, mal enseñada y mal asumida, ritualista vacía y meramente social, por un lado, y, por otro lado, una religión interiorizada, asumida conscientemente como propia, significativamente personal y viva.

En realidad, oponer espiritualidad y religión es absurdo. Es en las religiones donde nacieron los místicos y la mística, es decir la espiritualidad. Toda religión nació siendo espiritualidad y debe volver a sus orígenes. Es en eso en lo que hay que trabajar, no en destruir y odiar la religión - como otros que pretenden construir un nuevo mundo en el resentimiento y en el rencor, excluyendo, y removiendo la basura histórica una y otra vez sin reconocer nunca lo bueno que ha hecho la religión -. Por el contrario, hay que trabajar en lo positivo para avanzar todos juntos en purificar, mejorar, en la crítica constructiva, en la sana autocrítica.

Que la religión de calidad es espiritualidad se ve en el propio término "religión" de "re-ligare", volver a unirnos con la Fuente (Dios), de la que nos hemos separado. Otra cosa son las instituciones humanas que se han contaminado del espíritu del mundo, a las que hay que podar y purificar para que representen la verdadera esencia original de la fe expresada en la reunión de los creyentes. Así, es posible considerarnos espirituales y considerarnos religiosos al mismo tiempo, pues es de la religión que aprendimos que hay una trascendencia, un Dios y una búsqueda, es la religión la que ha custodiado los textos y las palabras de los caminantes espirituales que nos enseñan a buscar la espiritualidad. Todos hemos nacido en el seno de una religión. Sin ella no hubiéramos conocido ni desarrollado, probablemente, nuestra espiritualidad.

Por otro lado, toda religión y búsqueda espiritual son en principio heterónomas, o sea las aprendemos de otros (algo lógico, pues no nacemos con ciencia infusa) pero, si es de calidad, la religión nos invita a que cada uno tengamos nuestra vivencia espiritual y religiosa autónoma, a interiorizarla, a hacerla propia por pura convicción, a creer por conciencia y no por obediencia. Es decir, la religión de buena calidad invita a la espiritualidad. Eso es la conversión, lo que los cristianos llamamos "meta-noia", o sea "cambiar de mentalidad" ver la realidad transformados por la espiritualidad, es a lo que la religión invita cuando aconseja la oración y la meditación: "descubre por ti mismo a Dios, ahonda en el territorio espiritual".

Veamos ahora el problema que tienen con su deseo de eliminar las normas, los ritos y los intermediarios. Resulta que toda religión o espiritualidad es mediada porque la aprendemos de otros, aunque luego la caminemos por nosotros mismos y la interioricemos, y toda religión tiene especialistas que pueden dedicar su vida a guiarnos, a allanarnos el camino que ellos ya recorrieron, a señalarnos los peligros que los podemos hallar, a darnos consejo y consuelo espiritual, a enseñarnos a caminar por nosotros mismos. Es curioso cómo muchos de los que rechazan el sacerdocio, se apegan a chamanes, gurúes, mediums, lamas, maestros ascendidos, etc. La propia espiritualidad de estos que piden sustituir la religión por la espiritualidad está formada por elementos, técnicas o comportamientos que aprendieron de religiones o maestros religiosos.

Y dado que el hombre es un animal simbólico (todo es símbolo: el dinero, las palabras, los valores, los regalos, los recuerdos, etc.) no se deben excluir los rituales, simplemente estos no deben ser vacíos, hechos por cumplimiento ritualista, sino que deben ser el reflejo ante la comunidad de una realidad interior que está pasando dentro de nosotros.

(Más información en:http://lacasadelasabiduria.com/obras.php)

No hay comentarios:

Publicar un comentario